Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El Ararteko se pronuncia para acelerar y mejorar la implantación de las ZBE: Un eco en las recomendaciones de «Cycling with Clean Air»

¡Compartir!

En un momento crucial para la sostenibilidad urbana y la salud pública, el Ararteko ha emitido una recomendación urgente dirigida a los municipios vascos con más de 50.000 habitantes. La institución aboga por la rápida aprobación y aplicación de las zonas de bajas emisiones (ZBE) para combatir el retraso observado, pese a los mandatos establecidos por la Ley 7/2021 de cambio climático y transición energética. Este llamado resuena profundamente con los hallazgos y recomendaciones del proyecto «Cycling with Clean Air» (CWCA) de ConBici, que ha destacado la preocupante calidad del aire en 16 ciudades españolas, superando los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

El estudio CWCA, basado en la ciencia ciudadana y realizado a lo largo de dos años, involucró a diferentes grupos de voluntariado equipados con medidores portátiles que recorrieron las ciudades en bicicleta, acumulando más de 9 millones de mediciones de partículas PM2.5. Los resultados, alarmantes, subrayan la necesidad imperante de acciones concretas para mejorar la calidad del aire urbano. ConBici, mediante este proyecto, no solo ha aportado datos valiosos sino que también ha propuesto medidas enfocadas en el fomento de la movilidad sostenible y la protección de la salud pública, en línea con las preocupaciones del Ararteko.

La recomendación del Ararteko, particularmente pertinente en este contexto, subraya la importancia de las ZBE como herramientas clave para la mejora del aire urbano y la reducción de emisiones nocivas. La institución enfatiza la necesidad de una superficie adecuada para las ZBE, un marco temporal claro, y una planificación que incluya la evaluación de áreas sensibles y la participación ciudadana en el proceso de decisión. Estos principios no solo buscan asegurar un entorno más saludable sino también promover un cambio significativo hacia modos de transporte más sostenibles, resonando con las iniciativas propuestas por ConBici.

Ambas entidades, a través de sus esfuerzos y recomendaciones, destacan la urgencia de actuar en favor de la sostenibilidad urbana y la salud pública. La convergencia de sus mensajes refuerza la llamada a la acción para los municipios y la sociedad en general, enfatizando la necesidad de adoptar prácticas de movilidad más limpias y responsables. El enfoque en la movilidad activa, como el ciclismo, no solo contribuye a la reducción de emisiones, sino que también promueve un estilo de vida más saludable y sostenible.

Este paralelismo entre las recomendaciones del Ararteko y los hallazgos del último informe de «Cycling with Clean Air» subraya una oportunidad única para que los municipios vascos y españoles lideren el camino hacia ciudades más limpias, verdes y habitables. La implementación efectiva de ZBE, junto con el apoyo a la movilidad sostenible y la participación ciudadana, puede marcar una diferencia significativa en la calidad de vida urbana y el bienestar de sus habitantes.

Leer las otras noticias

Estamos midiendo la calidad del aire que respiramos cuando pedaleamos

Una iniciativa de ciencia ciudadana ConBici