Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Pedaleando por un aire limpio: Directiva Europea De Calidad del Aire

¡Compartir!

ConBici continúa apoyando la aprobación definitiva de la nueva Directiva europea de calidad del aire (AAQD)

Por:
Marian Sintes Coordinadora Área de salud y medioambiente de ConBici y voluntaria CWCA
Mª José Sales Técnica CWCA

El pasado 20 de febrero de 2024, la presidencia del Consejo y los representantes del Parlamento Europeo alcanzaron un acuerdo provisional para la actualización de la Directiva Europea de Calidad del Aire (AAQD). La nueva norma rebajaría a la mitad los niveles legales de los principales contaminantes atmosféricos, y supondría un acercamiento a las recomendaciones de la OMS. Es otro paso imprescindible para avanzar en la protección de la salud de quienes vivimos en Europa. No obstante, todavía estaría pendiente la confirmación definitiva y la posterior aplicación práctica. 

Este paso más es el resultado de innumerables esfuerzos realizados por la sociedad y las instituciones científicas que han demostrado estudio tras estudio los efectos que producen los contaminantes atmosféricos en la salud y el clima. La OMS ante las evidencias científicas de estas últimas décadas, elaboró en 2021 la guía actualizada de las directrices globales de calidad del aire. En esta guía de la OMS se emiten unas recomendaciones de niveles límite de contaminantes atmosféricos que no se deben sobrepasar para proteger la salud. 

Imagen 1

Datos de porcentaje de medidas Cycling with Clean Air 2022 y 2023 que superan el límite recomendado por la OMS para PM2,5. Fuente: Informe Cycling with Clean Air 2023.

Según las diferentes recomendaciones y directivas, estos son los límites de PM2,5 el contaminante más frecuente y por ello el responsable de mayor morbimortalidad a nivel global. Es el que medimos dentro del proyecto Cycling with Clean Air de ConBici con los medidores portátiles Airbeam.

Imagen 1. Cuadro comparativo de valores límite para PM2,5. 
  1. Directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la calidad del aire 
  1. La Propuesta de DIRECTIVA DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO relativa a la calidad del aire ambiente y a una atmósfera más limpia en Europa (versión refundida) establece para PM2,5 una media anual de 10 µg/m³ como valor límite para la protección de la salud humana a cumplirse, a más tardar, el 1 de enero de 2030. Acuerdo político provisional alcanzado en febrero 2024 entre el Parlamento Europeo y el Consejo sobre la revisión de la Directiva sobre la calidad del aire ambiente.
  1. El valor límite anual de PM2,5 es de 25 µg/m3 según la Directiva 2008/50/CE y el RD 102/2011, del 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire (Fase I).  El valor de la Fase II, a pesar de no estar ratificado, corresponde a 20 µg/m3 y es un valor límite indicativo que debería haber sido ratificado como valor límite en 2013 a la luz de una mayor información acerca de los efectos sobre la salud y el medio ambiente, la viabilidad técnica y la experiencia obtenida con el valor objetivo en los Estados Miembros de la Unión Europea, pero que aún no se ha hecho. (Informe de Evaluación Calidad del Aire en España)

Recordar que el 97% de la población que vive en las ciudades europeas respira aire contaminado, siendo la contaminación atmosférica la culpable de cientos de miles de muertes prematuras y cientos de miles de millones de euros en costes sanitarios cada año.

La contaminación por PM2,5 es el primer riesgo ambiental para la salud humana. Al ser el contaminante más frecuente, es responsable de numerosas enfermedades y complicaciones derivadas, aumentando la mortalidad en todos los países. Parte de su origen es antropogénico, es decir producido por actividades humanas, principalmente el transporte a motor. 

También han realizado innumerables esfuerzos para exigir esta revisión de las normas los colectivos ciudadanos sociales y ecologistas. Entre ellos, ConBici con el proyecto Cycling with Clean Air ha puesto el foco en los altos niveles de PM2,5 alcanzados en algunas ciudades del estado español y solicita de manera urgente medidas para facilitar los desplazamientos en bicicleta, un vehículo eficiente de casi 0 emisiones. Los resultados del último informe publicado a finales de 2023 indicaban que aún es necesario un esfuerzo a todos los niveles para alcanzar los límites de la nueva directiva de calidad del aire.

Imagen 2: Datos de porcentaje de medidas Cycling with Clean Air 2022 y 2023 que superan el límite propuesto por la nueva directiva europea de calidad del aire para PM2,5.

A nivel político los representantes de la ciudadanía han sido capaces de llevar esa petición de actualización de la normativa a la comisión europea y están luchando por su aprobación. Este acuerdo es resultado de la colaboración y tenacidad de todas estas organizaciones. La propuesta final no es tan ambiciosa como nos hubiera gustado, al no estar alineado con las recomendaciones de la OMS, pero recoge ciertos aspectos importantes, como son el refuerzo y seguimento de los sistemas de monitorización de la calidad del aire, la revisión de los indicadores cada 5 años a partir del 2030 y la inclusión del acceso a la justicia de grupos vulnerables cuando el incumplimiento de esta norma tenga un impacto negativo en su salud. 

Por todo ello, desde ConBici y el Área de Salud y Medioambiente seguiremos trabajando junto a Clean Cities y demás organizaciones afines para la aprobación definitiva de unos límites actualizados que supongan una mejora sustancial de la calidad del aire, que garanticen la protección de la salud y disminuyan la carga de enfermedad global debido a factores ambientales de origen humano. Seguiremos contribuyendo con soluciones que promuevan la transición hacia una movilidad más sostenible y activa, reduciendo la emisión de contaminantes atmosféricos, con la herramienta imprescindible para la movilidad diaria que es la bicicleta.

Leer las otras noticias

Estamos midiendo la calidad del aire que respiramos cuando pedaleamos

Una iniciativa de ciencia ciudadana ConBici